Hoy ha sido un día de esos en los que no te da llegado el momento del descanso. Desde por la mañana temprano de un lado a otro acudiendo a compromisos en los que saber estar y vestir según la ocasión son imprescindibles.

Por eso he elegido un vestido grisáceo, quizás poco adecuado para la estación en la que nos encontramos, pero muy acorde con el clima que nos acompaña estos días. El vestido es de Adolfo Domínguez, aunque es un básico, las tachuelas de los hombros y de la espalda, lo hacen original, y su forma entallada unida a su largo perfecto, consiguen que siente muy bien. Para un evento poco formal me parece idóneo. Lo he combinado con medias tupidas y unos zapatos peep toe, ambos negros.

Para abrigarme un poco más me he puesto un chaleco de Zara de este invierno, en colores más claros con la intención de rebajar tanto tono oscuro.

Espero que os haya gustado; os agradezco mucho vuestras visitas y comentarios; que tengáis un jueves perfecto¡

Anuncios