Se me han venido a la cabeza recuerdos de aquel fantástico viaje a Londres. Una ciudad tan especial como cosmopolita, imposible aburrirse allí.

Os recomiendo visitar Candem Town, una zona de tiendas que venden todo lo que podáis imaginar; desde esas prendas vintage que últimamente se han puesto de moda hasta los recuerdos más originales. Además no solo resulta singular por lo que venden sino también por su entramado de locales, pasas de uno a otro, ninguno igual que el anterior, hasta llegar a una especie de establos restaurados que se esconden bajo una plaza llena de puestos donde comer. Os recomiendo que le dediquéis una mañana entera, merece la pena. Para comer existen muchísimos locales con distintas opciones, os aconsejo los que se encuentran frente al río, donde podéis sentaros en los asientos de las “motos” a disfrutar de vuestra comida y descansar un poco.

Para ir de compras también os recomiendo la céntrica Oxford Street y los grandes almacenes Harrods, por supuesto¡ un centro comercial inmenso con una decoración espectacular, así que aunque no compréis nada, merece la pena visitarlo¡¡¡

Una tarde se la dedicamos a conocer la zona del Big Ben y el Parlamento, nos subimos al London Eye, una noria con unas vistas de todo Londres impresionantes¡ compramos la entrada en un pack que también incluía un paseo en barco por el Támesis. La verdad merece la pena si no te sobra el tiempo, porque es una manera rápida de conocer los edificios emblemáticos que se sitúan a las orillas del río, y sobre todo porque se acerca al tan conocido London Bridge.

Como espectáculo para ver y sorprenderse, el cambio de guardia del Palacio de Buckingham, no tiene desperdicio, una banda de música toca canciones míticas de distintos grupos mientras la guardia del Palacio es relevada, después de una entrada a caballo por la puerta principal.

Para salir de noche alrededor de la zona de Picadilly hay un montón de locales, y los precios de la cerveza son muy asequibles en relación con el resto de bebidas. Como curiosidad os cuento que uno de los clubs en el que estuvimos se encontraba en el último piso de un edificio, las vistas son una maravilla, y en el baño (¡¡¡¡¡¡¡¡y aquí viene lo inusual!!!!!!) una mujer vigilaba unas planchas de la marca GHD que por un módico precio podías usar, lo que cobraba variaba en función de los minutos que quisieras utilizarlas¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Y un día caminando por la calle de repente… LONDON FASHION WEEK¡ entramos en el edificio…pero solo llegamos hasta el hall… ;(

Tampoco podéis perderos el British Museum o la National Gallery, donde por fin contemplé en vivo uno de mis cuadros preferidos, “El matrimonio Arnolfini”; después siempre podéis hacer una parada para tomaros un té y sentir el espíritu british¡¡

Kristel que tengas buen viaje¡¡¡¡ ve con cuidadido¡¡ ;)))

Un beso¡¡¡

Anuncios